Design a site like this with WordPress.com
Hasi zaitez

“Nola heldu naiz ni honaino”

Ezin da birritan pentsatu. Zortekoa zara. Pribilegiatu bat. Beraz, bai, halako aukeren aurrean aurrera egin besterik ez dugu.

Kattalin Miner, Nola heldu naiz ni honaino (Elkar, 2017)

Soberan dakit zelan heldu naizen ni honaino, baina atzeko azalean agindu bezala, pentsatzeke eman dit Minerrek.

Helduz geroztik, gure lurraren berbaz, gure mapuzuguneraz egarri, euskaraz irakurtzen dudan bigarren eleberriaren lehen kapitulua irentsi eta, idazlearen hitz bakoitza berresten badut ere, hor geratu naiz, gogoetan, arnasten. 

Orain dela urte batzuk bizi izan nuen nik antzeko eszena bat: krisiaren erdian, nire lagun guztiak langabezian edo prekarioan, finkoa egin ninduten ikastolan.

Ez nuen berria ondo hartu. Inork ez zuen ulertzen. Hogeita bost urterekin, ikaratuta, oso, nire burua ikastolan jubilatzen ikusi nuen. Qué va! Esaten zidaten, ni bezala, hogeita pikorekin sartu zirenak ta ordutik trienioak biderkatu dituzten lankideak, bata bestearen atzean. Beste zerbaitera aldatzeko ziurtasuna baino ez dizu emango. Hor arrazoia zeukaten.

Baina orduan ez nuen halan ikusten, eta sustoak negarrera ere eraman ninduen. Asteburuan ospatzera, maja! Eta ni, moztu behar nuen harremanaren zita erabakigarriarekin kezkatuta. Premonitorioa, zalantza barik. 

Gurasoen etxean, zergatik ez duzu etxe bat erosten? Pisua partekatzen nuen garai horretan, soldataren erdia baino gehiago aurrezteko aukera ematen zidana.

Zertarako hainbeste diru? Zertarako hainbeste lan?, galdetzen nion nire buruari, gogaituta, asteburua zuzentzen ematen nuen bakoitzean. 

Erretiroa bertan hartu, ez, baina entrepresa berdinean nire bizitzaren septenio oso bat eman nuen. Nire bizitzako harremanik luzeena. Ez bikoterik, ezta etxerik ere. Lan horrekin izan naiz fidelen, monogamoen, konstanteen. 

Azken ikasturtean, birritan gaixotu nintzen. Lehenengo aldiz, ikasketa bidai batean. Nire lankideek, ratioak are gehiago apurtuz, ikasleekin diskotekaz diskoteka, ni ohean nengoela. Aste Santuko opor erdiak izorratu zizkidaten paperek. Baten bat ere kutsatu nuen. Ostera, hilabete bat bajan eman behar izan nuen ebakuntza txiki baten ostean. Ipurdiko puntuekin ere hurbildu nintzen ikastolara, imprescindibletzat bainuen nire burua (ta ipurdia, alegia). 

Jatorrizko herri askotan, gaixotasunek norberak komunitatean bete beharreko rolak azaleratzen ditu, esate baterako, matxiarena herri maputxean, komunitateko medikuarena, alegia. 

Nire sendatze garaian, nire azaleko orbanetan irakurtzeari ekin nion. Gauza batzuk utzi, beste batzuk aparkatu, eta bidaian joatea erabaki nuen. Data barik. Zerumuga berrien bila.

Haurdunaldi baten denboraren bueltan, eta luzaroan irakurtzeko gai izan naizen orban berriekin, itzuli naiz, baina ez lanera. 

Hondartzan biluzik nagoela, iazko irailean nire eszedentziari ongietorria eman nion leku berberean, Kattalin Minerrenak bezain biluziak diren hitzak baino ez ditut. 

Bizitzak erakutsi dit zein den nire rola nire komunitatean. Ez da bizkarra lanean (entiéndase por ello también, militantzia, etab.) apurtzea. Ez luke inorena izan behar. 

Azkorri, 2019ko uztailean

Llanto mío

Frida maitea
Hay un llanto que se impone
No sé de dónde viene 
pero puja
empuja en el pecho
rebalsa las cuencas de los ojos 
que brillan
pero yo no brillo
yo me oscurezco
sombras antiguas
me empequeñezco
Y es un llanto
querida Frida
que viene a deshoras
No hay premen
esta vez 
a la que responsabilizar
de todo
Ovulando
con todo el power 
que se esfumó 
con el cervix de ayer
por la taza del váter 
Pero no se esfumó 
ningún sueño
todavía
Lloro desahuciada
pero la casa
ya es tangible 
Una rukita
o al menos un cuarto
para llorar 
reír 
gozar
mutar
dudar
transitar
retratar
crear
quebrarse
abrazarme
liberar
convocar
construir
volver a comenzar
caminar con fuerza
recuperar territorio interior
la lucidez
para elegir
decidir
no lamentar
no extrañar
no culpar
Llanto mío 
eres viejo
y nuevo
todavía tienes 
muchas cosas que contarme
Aguanta un poco 
Ya falta poco 
para llegar a una casa
una playa
un bosque
donde te suelte
como a los perros
o las mareas 
y corras
fluyas
libre
y me dejes temblando
los ojos morados
un grito atragantado 
una hambruna de abrazos
Hoy eres represa reventada
réplicas de terremoto
aldeas desoladas
Siento que necesitaré 
respiraciones profundas
sesiones de terapia
muchos abrazos
distancias 
huidas
errores 
para desescombrar la esperanza
limpiarle el lodo
peinarle las coletas
a mi niña interior 
para que vuelva a ondear
la bandera de la alegría 
sobre el desastre

Bilbo, 18 y 19-8-19

Foto de mi tío Jose, un artista, en casa de mi prima Virginia, otra artista, autora del look

Verte a ti misma llorar te deja nueva. El llanto se alarga, toses, escupes, te quedas afónica, zapateas, golpeas las cosas, revoleas el tomate frito, lanzas al suelo todo lo que encuentras en la alacena, vacías la leche y el aceite, muerdes los estropajos, vuelcas la basura y al final ya no lloras por el motivo que te hizo llorar sino de puro gusto. ¿Y cuando se te acaba el fuelle, la modorra que te entra? Ni Valium ni Trankimazin ni “hostias”: “llantoterapia” en el espejo. Hay que aprovechar el llanto cuando se presenta, así que en esas estaba yo, mirándome en la tapa de una olla de aluminio…

Cristina Morales, Lectura fácil

Hiru erregina magikoen karabana

Joseri

Zakutoetan ez darabilgu urre, intsentsu edo mirrarik.

Poltsikoetan, pinaburuak, harriak edo makilak, besterik ez.

Horiek gure jostailuak eta altxorrak.

Gaua da ere gure erresuma.

Itsuak zein bistaz gaituek, denek begirada egokitu behar.

Ilargiko gauetan zein izarpetan. Baita lainoan ere.

Ilaran goaz gu ere, baina diziplina handirik gabekoa.

Paje beldurtia baino ez naiz.

Erregina bat aurretik eta beste bat atzetik nahiago ditut.

Gure oinen azpian, harearik ez.

Lokatza, udazkeneko hostoak, garangorriak.

Ez dugu Belem helburu.

Bufina dugu zain baserriko atarian, bere sehaskan.

Gauaren liluran, ameslari, urrun bidaiatzen dut haiekin basoan barrena.

Hain urrun inoiz atzera begiratu dudala, susmagarri.

Ea txakurra uste dudan hori, basurdea edo unikornioa ote den.

Bakion, 2020ko urtarrilaren 5ean

Ella camina…

Ella camina sin que nadie la detenga. Los semáforos se ponen verdes en el instante en que pisa el paso de cebra. Los puentes levadizos recobran su posición horizontal cuando ella llega para cruzarlos. No hay obstáculos.

El sonido de sus zapatos reverbera por encima del de los vasos que caen al suelo y se rompen en mil pedazos, las carcajadas y los llantos de los borrachos.

El reflejo de la luz de las farolas sobre el pavimento mojado, su faro. El eco de sus tacones, su brújula.

No hay lluvia que se atreverá a mojar sus cabellos esta noche. Las nubes henchidas la persiguen hasta el portal de su casa.

Antes de que la puerta se cierre tras su sombra y enmudezca el eco de sus zapatos, unas gotas habrán conseguido mojar su abrigo, una piel moteada que desnuda al animal que lleva dentro.

Bilbo, otoño de 2014

Argazkia

Betidanik gorde ditut ikastolako agendak. Nire egunkaria bezalakoak ziren. Izan ere, dena apuntatzen nuen nire agendan: “Mateko etxekolanak: 6. orrialdeko 3. eta 4. ariketak … Maiderren urtebetetzea”. Gaur horrek ez dauka inolako baliorik, baina nire eguneroko bizitzaren lekukorik hoberenak ziren, eta ezin ditut zakarrontzira bota. Hala ere, erlikia horien artean sentimentalagoak diren beste batzuk ere baditut. Hamalau urte nituela, nire gelakide baten begirada berdeak maitemindu ninduen. Amodio deritzoten sentimenduaren lehen arrastoak nire bihotzean. Berak niri idatzitako txorakeria guztiak oraindik gordetzen ditut. Dena dela, mina sentitzen dut iraganeko fantasma horiek berrikustean, baina beti uko egiten diot erlikia horiek desagerrarazteko ideiari. Garai polita izan zen, eta ahaztearen beldur naiz.

Denbora pasatzen da, eta gizakiak beti izan du hura kontrolatzeko asmoa. Alabaina, gogoko ez izan arren, ez gara denboraren jabe. Horregatik iraganeko sentimenduak objektu fisikoen bidez harrapatzen ditugu. Denbora uneak izozteko modu bat izan daiteke. Adibiderik aipagarriena argazkiak dira. Pasa den festa batean paratu ginen flash itsugarri horren aurrean, baina esku artean izan dezaket nahi dudan unero. Automatikoki neure buruak Pariserako bidaia egiten du, Eskual Etxera, eta Siegfriedekin dantzan nabil, merenge, uste dut. Ez dut argazkien beharra guzti horretaz oroitzeko, baina erosoago sentitzen naiz. Oroitzapenak neurobiologiak azaldu ditzakeen prozesu konplikatu xamarrak dira, baina argazki papera guztien esku dago, ukitu dezakegu. Iraganaz jabetzen gara horri esker.

Badirudi orainaldia errefusatzen dudala eta iraganean bizi naizela betiko, baina ez da egia. Lehenaldia hurbil nabaritzeko beharra sentitzen dut soilik. Erasmuseko eta koadrilarekin igarotako uda askotako argazkiek estaltzen dituzte nire Gasteizko logelaren hormak. Babestuago sentitzen naiz. Izan ere, lehenengo amodio horren aztarnak ezabatzea nire burua traizionatzeko modukoa izango zen.

Esaten dute pertsona bat hiltzear denean, bere bizitza pelikula bat izango balitz bezala ikusten duela. Argi dago, heriotzaren ostean oroitzapenak bakarrik geratzen direla.

Gasteizen, 2008ko udazkenean

Testu hau sare sozialetan partekatu dudanean idatzitakoa:

Gabon zaharra gertu dugula, ez bakarrik urtearen balantzea, baizik eta hamarkada oso batena egin behar dugula esan zuen beste egunean lagun batek.

Zenbakietaz haratago, badela urtebete baino gehiago balantze egiten nagoela erantzun nion. Are gehiago, Gabonetako opor hauetan, ospakizun guztietan kale egin eta idaztera noa irla galdu batera. Zertara eta balantze egitera, ostera.

Nire erraiek horren beharra dute.

Izan ere, oso mugituta sentitzen ditut, esker ona, harrotasuna, bizipoza eta nostalgia, dena hesteetan nahastuta. Goragale batzuetan ere. Ez nago bakean.

Eta sentitzen nuen goiz honetan ez nindutela bakean utziko testu hau berreskuratu arte.

Nire lehenetarikoa, are aspaldiagokoa.

Zirraraz eta irribarrez berridatzi dut, euskaltegiko irakaslearen zuzenketekin. Eskerrik asko, Pablo Pagegi, beti.

Eta eskerrak testuan aipatu ditudan hainbeste erlikia zakarrera bota ditudan, baina ez hauxe. Nire sorkuntzen artxiboa salbatu da mudantzak mudantza, de cambio en cambio. Mugimenduan beti, nirekin.

Testu hau, Pablorentzat eta Pariseko Eskual Etxeko lagunentzat. Post Erasmus depresioa gainditu nuen. Baita iragana galtzeko beldurra osatu ere. Eta maitasun erromantiko hori sendatzeko bidean nago, noski.

Nire Jorge Drexler kuttunak abesten duen bezala: “A la flor de la poesía no hay melancolía que no la riegue” (“Abracadabras”, Julieta Venegasekin, “Salvavidas de hielo” diskan).

Gora bihotz nostalgikoak!

Azken argazkian, gure Pariseko sukalde eskualduna dekoratzen zuten karikatura ederrak Udanerenak dira. Aupa artista! Oso harro zeure ibilbideaz.

Bakion, 2019ko neguko atarian

Desde mi feminismo orgánico

Arte menstrual de Juliaro

Soy mujer, educadora y feminista. Son tres dimensiones de mi persona íntimamente relacionadas, pero no siempre fue así.

De hecho, me siento parte del movimiento feminista desde hace muy poco, a pesar de llevar años impulsando la coeducación y celebrando fiestas feministas en el centro. No ha sido hasta que he tomado conciencia de mi cuerpo menstrualmente activo que el feminismo ha entrado de lleno en mi vida, transformándolo todo en positivo.

Lehenik, gorputzaz ohartu nintzen, nire menstruazioa behatuz, onartuz eta gozatuz. Soilik orduan hedatu zen feminismoa nire bizitzan, dena positiboki irauliz.

Mujer lunar

Los caminos de la vida, que son impredecibles, me llevaron a observar mis ciclos menstruales. Cito aquí a cuatro autoras fundamentales que os recomiendo si queréis iniciar un proceso similar:

  1. Miranda Gray y su libro Luna Roja (2002)
  2. Maïtie Trélaün y su libro Los tesoros del ciclo de la mujer (2016)
  3. Erika Irusta y su blog El camino rubí
  4. Diana Fabiánová y su película documental La luna en ti (2009)

Horra hor menstruazio-zikloen inguruko bibliografia xume bat. Proposamen bat baino ez da, norberak bere bidea egin behar du.

Gray aborda el tema desde una perspectiva mística que puede atraer a aquellas mujeres que se sientan más espirituales (todas tenemos un lado espiritual, que yo desconocía por completo). Ella nos ayudará a reconocer a la Bruja, la Doncella Virgen, la Madre y la Hechicera que llevamos dentro.

Trélaün, sin embargo, es más práctica y naturalista, simbolizando las fases a través de las estaciones (primavera, etc.). Nos anima también a descubrir a nuestras Niña Interior, Mujer Salvaje y Bárbara.

Debo matizar que ambas autoras comparten, además de unas portadas muy feas, una heteronormatividad bastante ridícula y desfasada.

Erika Irusta, en cambio, es un soplo de aire fresco y diverso que, además de condensar lo esencial de las autoras anteriores en algunas de las entradas de su blog, aborda otros temas como la relación que tenemos con la madre, la sexualidad o el dinero. Muy recomendable para aquellas que no tengan mucho tiempo o ganas de leer.

luisa jimenez.jpg
Luisa Jimenez Murillo, del Colectivo Cerdas

Y, por último, la maravillosa Diana Fabiánová, que, además de acercarnos al ciclo desde una perspectiva puramente biológica, denuncia al capitalismo y, en especial, a la industria farmacéutica como principales responsables de una sociedad llena de mujeres inconscientes (en lo que a su cuerpo se refiere) e infelices. Por otro lado, recoge diferentes cosmovisiones indígenas, como la de La Abuela Margarita (cultura maya, México).

El resultado de todas esas lecturas es, sencillamente, un despertar. De pronto, las piezas encajan, pero no es un puzzle finito, sino un universo infinito donde he tomado conciencia de mi naturaleza femenina, con sus luces y sus sombras, como las diferentes fases de la luna. La vida, la energía vital, nace y fluye desde el triángulo que todas alojamos en nuestro interior, el útero.

Aurreko irakurketei esker, esnatze moduko bat bizi izan nuen. Emakumeen naturaren aberastasunaz ohartu nintzen eta uteroko energiak ezagutzen hasi nintzen. Ilargiaren faseetan bezala, bidean argi-itzalak daude. Guztiak onartu behar.

He comprendido por qué mi cuerpo mana con las lunas, no solo sangre, sino otros fluidos también; como las mareas. Cuándo se redondean mis formas. Dónde puedo encontrar espacios que me permitan conectarme con la tierra cuando lo necesito (en los parques urbanos, sin ir tan lejos). Cómo se pueden gestar y parir, no solo bebés, sino también hijas-ideas.

No se trata de ir por la vida iluminada, ni nada por el estilo. Solamente debemos aprender a ser egoístas y a colocarnos siempre en el centro, para no alejarnos nunca de él y vivir en armonía con nuestros ciclos y la naturaleza que nos rodea. En definitiva, cuidarnos y respetar nuestra ecología personal (concepto interesante introducido por Trélaün).

Laburki, gure burua zaindu behar dugu, gure ekologia pertsonala errespetatuz.

Cuando me habitan las brujas, sacio mi sed de akelarres regando las plantas con mi sangre, como me enseñó la Abuela Margarita, o buscando a la luna desde los barrotes de nuestras jaulas de hormigón y asfalto. Cierro los ojos por un momento, reteniendo la belleza de su redondez o su silueta menguada, y me siento serena, acompañada, empoderada y libre.

Sorginak nitaz jabetzen direnean, akelarre egarria asetzen dut landareak nire odolarekin ureztatuz edota gure hormigoi eta asfaltozko kaiolen barroteen artetik ilargia arakatuz.

Más allá de la conciliación laboral clásica: (sobre)vivir los ciclos en el aula

Luisa Jimenez4.jpg
Luisa Jimenez Murillo, del Colectivo Cerdas

¿Conocéis a alguien que haya cogido alguna vez una baja premenstrual? Si es así, es mi heroína, y también su médicx de cabecera. Entrar en un aula llena a rebosar de adolescentes cuando estoy en el SPM es un infierno (SPM = Síndrome PreMenstrual o como lo denomina Diana Valera, síndrome de Soy una Puta Mierda). Hay días en que no quiero ni entrar, pero el deber manda.

Cuando comencé a observar mis ciclos descubrí que el cambio en mis emociones se manifestaba vívidamente en el aula. Lxs profes debemos gestionar conflictos constantemente y, en los días en que me siento más vulnerable, acabo derrotada. Hay momentos incluso en que mi Hechicera o mi Bárbara se apoderan de mí y tengo la sensación de irradiar algo muy nefasto que genera más tensiones en el aula (me ocurrió durante el debate del 25 de noviembre y el resultado fue catastrófico).

Behaketa-lanaren ondorioz, berehala konturatu nintzen nire emozioen aldaketak biziki agertzen zirela gela barruan, ikaste-irakaste prozesuetan. Menstruazioaren aurreko fasea da gogorrena. Zaila da orduan ikasleen energia mailari aurre egitea.

Entonces, ¿qué me ha aportado el despertar de mi conciencia menstrual? En primer lugar, saber que estoy profundamente conectada con mis alumnas-mujeres, y que si ellas también menstrúan con las lunas, probablemente se sentirán tan mal (o tan bien) como yo en ese momento, aunque no sean conscientes. También siento una voluntad de dignificar y naturalizar la menstruación y acompañarlas en este proceso, enseñándoles lo que yo he aprendido en mi camino. Lamentablemente, la mayoría hemos perdido la trasmisión madre-hija de esta sabiduría ancestral. Me ha ayudado además a regularme y medir mis fuerzas: si me siento vulnerable, evito el enfrentamiento e ignoro los juicios (a menudo, imaginados). Si me siento alterada, comparto con ellxs los ejercicios de relajación. Por el contrario, en mis momentos fuertes, la capacidad de transmitir y conciliar aumentan maravillosamente y hay que aprovecharlo. Resumiendo, si es posible, organizo las dinámicas en función de mis energías.

Denborarekin, zikloaren fase bakoitzaren energiarekin bat datozen ekintzak planifikatzen ikasi dut. Ez da beti posible, baina behintzat frustrazioa txikiagoa da ezin naizenean ailegatu.

Horrez gain, lan pertsonal honi esker bereganatu dudan jakinduria iraultzailea ikasleekin partekatzeko nahia sentitzen dut. Ahalduntze tresna handia da, sorginen memoria aldarrikatzeko bidea.

Mi cuerpo, mi territorio: militando desde el útero

Mi despertar menstrual también ha revolucionado mi conciencia política. He pasado de manifestarme tímidamente como feminista a declararme abiertamente transfeminista, ecofeminista, feminista decolonial, comunitaria… ¿Hay que ceñirse? ¡No! ¡Cómo no abrazar la diversidad cuando albergamos tantas mujeres en nuestro interior!

Los lemas, como el de la Marcha Mundial de Mujeres o lo personal es político ―y lo corporal, añado―, pasan de ser meras consignas a una profunda afirmación, una forma de estar en el mundo, viviendo en la casa del feminismo.

Finalmente, como militante internacionalista, saberme conectada con todas las mujeres del planeta me ayuda a tejer redes y a empatizar con sus luchas, en especial, aquellas en defensa de la tierra y de la vida. Además, el útero tiene memoria y recuerda a las que nos precedieron, combatiendo para que nosotras llegásemos hasta aquí.

Nire gorputza zeharkatu duen feminismoak ekintza politikoa ere irauli du. Internazionalismo feministatik, beste era batera hurbiltzen naiz munduan zehar ari diren emakumeen borroketara, bereziki, lurraren eta bizitzaren aldekoak.Azkenik, uteroaren memoriaz jabetu naiz, gure aurretik etorri zirenen lana oroituz.

Otras compañeras de viaje

En el autocoñocimiento me han acompañado también Mundo Ivaginario, la PsicoWoman, las Kancaneo Teatro con su divertidísimo Ovolucionando («No estamos locas, ¡somos cíclicas!»), mi profe de afrodanza, Itzi, y mis compas, que gozan al ritmo de los percus, que nos ayudan a celebrar el cuerpo y la vida. ¡Y el cosmos, en general!

Francella Richmond

Me despido con una frase que escuché en una entrevista a Rebeca Lane (artista guatemalteca, en la imagen) en la que decía «A mí el feminismo no es algo que me pasara por los libros, sino que me pasó por el cuerpo». Y con unos versos de su canción Mujer Lunar:

Soy mujer, soy un ser lunar / Cambio como la luna, de blanca a oscura / En mi vientre llevo la simiente / De mi útero nació toda la gente / Es mi sangre mensual, menstrual / De donde nace la vida, no de tu costilla / No vine al mundo para hacerte feliz / Ni que tus golpes me dejen cicatriz

En la casa rural Perunea Landetxea, Intza (Nafarroa), primavera de 2017

  




La siesta del jaguar

Olatz Salvadorren musikaren ostean, Liberen eskutik dator postal musikal bilduma berria.

Erotika lagun izango dugu bidean.

Esan bezala, luzaroan ezkutatuko sexu grina berreskuratu dut, baina ez da betiko oihaneko piztia, derrigorrez.

Egunerokoa erotizatzen ikasten nabil eta niretzat kotxeko karaoke euskaldun eta rock’n’rolleroak beste batzuentzat satisfyer famatua dagoen tokian daude.

Zerrendan goi-goian, plazer handien ematen duen abiaduran, nire idazkiak daude. Plazer autogestiboa deitzen diot nik horri. Hitzen lilura eta desira.

Idazten ari naizen kafetegiaren komunera korrikan eramaten nauten horietakoak pixkanaka argitaratzen joango naiz.

Negua luzea izan dadila. Ez diogu beldurrik.

Verborragia menstrual

Ayer por la noche
bailé con la Pascuala (Ilabaca)
en el garaje
Me preparaba
clandestinamente 
para eliminar 
los trofeos de fotografía 
las botellas de champán 
robadas por un tío abuelo
a través de la península 
conservadas por mi abuela
en un siniestro homenaje 
a la memoria de un difunto
que siempre fue incómodo 
arañas
polillas
grillos
todes muertes
y mi niña interior 
muerta de la risa
lanzó las chancletas
para danzar descalza
polvo
en la planta de los pies
las tetas
a punto de salirse del corsé
saltando
en la cúspide de la montaña rusa premenstrual
sobre el plástico de globitos
Mi adolescente trabada 
también nos acompañaba

Víspera de viaje
Curioso homenaje de despedida 

Hoy amanecí menstruando 
Desayuné tranquila
Descansé hasta que se fue el dolor
Insistí en viajar

No tenía el coño
pa' chuchufletas
pero animada por mi abuela
seguimos arboleando con Safo

Allanamiento de coto privado de caza
para fotografiarme
montada en una encina
Me partí hasta la camisa 

La alegría duró 
lo que dura
una rueda de mi auto
en reventarse en estas tierras 
Dos en cinco días 

De los nervios
el útero volvió a dolerse
bajo el cinturón 
quise arrancarlo de cuajo
cortar todas las cuerdas
llorar
pedir un abrazo

Siempre me siento
tan pequeñita
en un taller mecánico 
dos mujeres en la administración 
media docena de hombres 
con las manos y las caras
llenas de grasa

Tres horas de espera
con el dolor
más fiel de todos los tiempos 
para finalmente 
cumplir la voluntad
de un cuerpo atormentado
Sí, volvemos al pueblo
Viajamos mañana 
Los neumáticos hablaron
por mis entrañas

Harta ya
de tanto rezo al agüita 
de tanta ceremonia 
salgo a pedirle cuentas a la luna

Me calzo la mantilla
a lo Chavela
pero un tipo se me adelanta
Puta, so puta
No eres capaz de follar
y me estás jodiendo
Camina y habla solo
o por uno de esos pinganillos
y tuve miedo
por primera vez 

Mi abuela me prohíbe 
en vano
caminar por la muralla
de noche
Violaron a una joven
hace muchos años 
No salió viva
Todos los sospechados
eran gitanos

Me rebelo
ante tanto miedo
en una semana 
de borrachera de manadas
prensa morbosa y racista
mucho asco
por todos los poros

Mi feminismo
está mutando
No sé muy bien
hacia dónde 
qué forma
hasta cuándo
El suelo
comienza a deshacerse 
bajo mis pies 
Pero tienen razón 
las compañeras
Los machos
andan rabiosos 
No podemos
bajar la guardia

Con la chulería 
de la Sara Hebe 
le bailo
una danza de sombras
al cuarto creciente
Eres una forra 
so puta
hoy me jodiste viva
pero te sigo amando
Sadomaso lunar

Sigue cuidando de mí 
igual de bien
igual de mal
Y también de aquellas putas
que trabajan
cerca de la frontera
luces de neón multicolor 
en el horizonte 
Y cuida también 
de las palomas
que huyen de los fuegos artificiales 
y de los gatos
que huyen de los humanos 

Ya te quiero otra vez
natura
y voy a calentar
mi útero 
con estas piedritas milenarias
mi vientre
sobre la muralla 
insolada
para que se vayan
estos dolores milenarios
y patriarcales

Ciudad Rodrigo (Salamanca), 7 de agosto de 2019

Euskara aterpe

Aurreko egunean, gidatzen nengoela lanera, abesten hasi nintzen, ozenki eta aske. Aspaldiko partez egiten ez nuela ohartzearekin batera, negarrari ekin nion. Kanta euskaraz zen.

Etxea, azala, dantza, sormena edota lagunak bezala, euskara dut aterpe.

Olatz Salvadorren kantek inspiratutako azken postal musikala.
Bilduma berria labean! Adi!

Kontalamia

Solo recuerdo la sensación de chupar su brazo. Mi lengua era de pronto tan áspera como la de un gato y se deslizaba hipnotizada por un calipo de sal.

Hitzek sorgindu ninduten ni.

Doinu eta forma ezberdinetan nire gorputza bete ostean, borborka hasi dira, ahotik, alutik…

Tras largos años de algarabía, mis poros, por ahora, solo sudan en bilingüe.

De ahí que este blog haya nacido así.

Kontalamia surge en un momento tan cósmico como banal, lo mismo en el baño que en el coche, del juego de palabras entre kontalaria (oficio de la persona que cuenta, como una artesanía oral, en euskera) y lamia (una especie de sirena de río, con pies de pato, originaria de la cosmovisión vasca).

Beraz, uretan murgilduko gara, forma anitzetako gorputzekin jolasean ibiltzeko. Hitzekin jolas.

Ongi etorri. Bienvenide.

¡Ah! Sé me olvidaba… ¡Disfruta del viaje!

Javi nire lankide ohiak eta lagunak Bidaian abiatu baino lehen egin zidan oparia.